Lobezno, Jamal Malik, Neo, Morfeo, San Agustín y los protagonistas de X-Men Apocalipsis.

Este no es un artículo en plan “me da pereza estudiar filosofía, por lo tanto veo películas”. O sí. No queremos ser una mala influencia. Pero es que el cine está repleto de grandes ideas del pensamiento. Algunas películas son casi un calco de lo que pensaba Kant, Aristóteles o Descartes. Y aunque no te guste la filosofía, verás que te la están colando sin que te des cuenta. Por doquier. Si hay que estudiarla para la PAU, ¿por qué no aprovecharse del cine?

 

1. Marx – Slumdog Millionaire (2008)

Jamal Malik es uno de los miles de obreros que pululan por las calles de la India, sin perspectivas de conseguir una vida mejor. Viven oprimidos ante un sistema que los esclaviza y que les niega toda posibilidad de crecer como personas. La mayoría se resigna a un futuro mísero y repetitivo. Sin embargo, Jamal se ha propuesto ganar el programa de máxima audiencia de la India, Quién quiere ser millonario, símbolo del sistema capitalista opresor.

Marx decía que los poderosos controlan a los oprimidos mediante la superestructura. Es decir, mediante un conjunto de estrategias e instituciones que adormecen la mente de los pobres. El programa Quién quiere ser millonario es una superestructura mediática: la televisión crea ilusiones de riqueza, fama, moda. Y quita tiempo para pensar. Pero Jamal se enfrenta a la television. Y lo hará empleando sus conocimientos callejeros. Jamal toma conciencia de quién es: un obrero. Acepta su mísera vida y la utiliza como arma. Marx cantó la victoria del proletariado sobre el capitalismo. Solo hay una cosa que separa al obrero de su victoria: ser consciente de su propio poder. Mientras los obreros permanezcan adormecidos, el capitalismo reinará. Marx aseguró que el capitalismo está abocado al fracaso. La revolución del proletariado es inevitable, solo tiene que tomar conciencia. Y Jamal lo hace.

 

 

 

2. Nietzsche – X-Men: Apocalipsis (2016)

El que sepa un poco de filosofía va a alucinar: Nietzsche en cada fotograma. Solo falta que nos peguen un mostacho sobre el cartel de estreno. Nos presentan al primer mutante, Apocalipsis, con un poder superior y capacidad para controlar a todos los demás mutantes. Les reprocha haber sido débiles y haber seguido a líderes que están ciegos. Por ello, Apocalipsis se propone destruir el mundo y crear uno nuevo de las cenizas. Con una destrucción tan cruenta, solo los más fuertes sobrevivirán. Se trata de una depuración de la raza mutante. Y ojo al eslogan de la película, que cubre las fachadas de edificios y chapas de autobús: “Solo los más fuertes sobrevivirán”. Deberíamos añadir: “Copyright: Charles Darwin”. La llegada de Apocalipsis recuerda a la llegada de Zaratustra, el profeta persa al que Nietzsche da vida en sus libros. Zaratustra, como Apocalipsis, anuncia la muerte de dios, la abolición de los valores tradicionales y la lucha por la supervivencia. De esa lucha, solo saldrán con vida los mutantes superiores. Por encima de todos, el superhombre. Bienvenidos al mundo del mostacho.

 

 

 

3. Schopenhauer – Matrix (1999)

Más que de Platón, Matrix es una alegoría de Schopenhauer. El mundo que nos rodea es un sueño. Hay que despertar. Este alemán con pelos de loco llama a este mundo “maya”, que en la filosofía hindú quiere decir “ilusión” o “irreal”. Pero en lugar de maya, podríamos llamarlo Matrix y no pasaría nada. La pastilla de Morfeo permite despertar. Neo comprende que su mundo es una red ilusoria y que todos somos sus esclavos. Aquel que escoge tomar la pastilla, libera su mente y contempla la realidad. En ese mundo real, no hay individuos, ni distinciones. Todo forma parte de lo mismo: un mar de código informático. Por eso, el niño calvo le dice a Neo: “No hay cuchara. La cuchara eres tú”. Para Schopenhauer, la distinción entre un cuerpo y otro es una ilusión. Además, el filósofo alemán tenía una visión muy pesimista de la vida. Pensaba que el núcleo de la realidad, la verdad más profunda, es el sufrimiento. Todo, al final, se reduce a sufrir. En Matrix también nos espera una horrible verdad: somos pasto de las máquinas.

 

 

 

4. San Agustín – San Agustín (2010)

Agustín es un chico de veinte años al que le encanta la fiesta. Chicas, bebida, robos de comida. Agustín no tiene escrúpulos para casi nada. Su padre se pasa el día en la taberna. Su madre, angustiada, trata por todos los medios de que su hijo no siga el mismo camino. Pero Agustín ambiciona convertirse en un exitoso abogado. Y para conseguirlo, no le importará mentir en un pleito o persuadir al jurado con palabras musicales. Agustín demostrará una labia tan extraordinaria que le coronará como el mejor orador de Roma. Para llegar hasta allí, tendrá que zambullirse en lo más sórdido de la corte. Como todos sabemos, al final esta bestia negra se convertirá en un ángel.

 

 

 

5. Platón – El show de Truman (1998)

Truman Burbank tiene una mujer maravillosa, un trabajo bien remunerado y una casa acogedora. Su mundo está perfectamente ordenado. Lo que no sabe es que el mundo es en realidad una caverna. Todo lo que le parece verdadero en realidad son sombras. Movido por su intuición, Truman intentará quitarse los grilletes y salir a la luz del sol. En la filosofía de Platón, Truman es el hombre que se eleva desde el mundo sensible hasta el mundo inteligible. Solo desde las ideas, uno puede contemplar el sol, símbolo del bien, la verdad y la belleza.

 

 

¿Os han sorprendido? ¿Verdad que hay más filosofía oculta de la que pensábais? La próxima vez que veáis una película, preguntáos por las ideas que hay detrás de los fotogramas. Os sorprenderéis. ¡Mucha suerte con el examen! Cuando saquéis el sobresaliente, dejadnos un comentario de agradecimiento. Qué menos, ¿no? Y recordad que hay cosas que NO se deben hacer antes de la PAU.

Suscríbete a nuestra Newsletras

You have Successfully Subscribed!

favicon  Usamos galletas con pepitas de chocolate

Este sitio web utiliza cookies (galletas con pepitas de chocolate en castellano) para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Más información.

ACEPTAR