La literatura: esa infinidad de letras impresas sobre un conjunto de páginas que se apilan, que se encierran dentro de su cubierta. ¡Cuánto nos han enseñado esos locos que dedicaron su vida a garabatear ideas en cuadernos gastados! Los que no dormían por el bombardeo de pensamientos, de consternaciones e inquietudes. Muchos escritores se consagraron a pensar de más, a analizar todo lo que nos pasa desapercibido. Nos han enseñado tanto, pero tanto, sobre las vicisitudes de la vida, el amor, los obstáculos, vicios humanos o ironías de la existencia.

La novela es esa verdad hecha ficción que nos prepara para las fallas o desperfectos de todas las etapas. Desmiente la existencia idílica que nos presentan los medios de la actualidad. Nos enseña todo eso que en el colegio nunca aprendemos: a vivir. Es por eso que dedicaremos este artículo a cuatro clásicos que nos ayudan a manejar el amor, la vida en pareja, de manera audaz y acertada. Si no es por medio de la literatura, ¿quién más nos va a instruir sobre cómo hacer cuando Cupido arremeta en nuestra contra?

 

1. Otelo, de Shakespeare

“El celoso no lo es por un motivo: lo es porque lo es. Son los celos un monstruo engendrado y nacido de sí mismo”.

 

Amor sin celos no lo dan los cielos. Vaya que nos lo deja en claro el maestro de los arranques pasionales: William Shakespeare. Cuando de desentrañar uno de los sentimientos más recurrentes y enfermizos dentro de la relación en pareja se trata, no hay obra literaria mejor que Otelo, el moro de Venecia.

Esta historia de engaños, mentiras y envidias se va descifrando suavemente sobre el contexto de una guerra entre Chipre y  Turquía. A pesar de que la obra lleva como título el nombre del general en cargo, Otelo, Iago, su asistente, parece ser el protagonista. La mente perversa de Iago descompone la cordura Otelo. El moro que parecía sensato y lo suficientemente racional como para ser el estratega principal de una guerra, sucumbe ante los celos. Se le enferma la mente y ese sentimiento toma total posesión de él. ¡No diré más, hay que leerla! O en su caso, verla.

Esta sorprendente obra teatral de 1604 nos enseña los alcances a los que puede llegar un hombre corrompido por los celos, a entender qué tanto pueden dañar nuestra estabilidad emocional. El claudicar ante ellos haría de nuestra fortuna una muy parecida a la de Otelo, y créanme, nadie quisiera eso.

 

2. La dama de las camelias, Alejandro Dumas hijo

“Al lado de la vida ideal está la vida material, y las decisiones más castas son amarradas a la tierra por hilos ridículos, pero de hierro, que no pueden romperse con facilidad”.

Nos cuesta admitirlo en voz alta, pero los estratos sociales determinan de quién sí y de quién no debemos enamorarnos. Pensémoslo: eso de saltar la frontera de las clases sociales para enamorarnos no sucede más que en las telenovelas mexicanas. En la vida real son poquísimos los casos. Así que no está de más recomendar una novela que confronta este tabú. La dama de las camelias, de Alejandro Dumas hijo.

Se cree que Dumas tuvo un apasionado romance con una joven cortesana parisina. La novela es un espejo del apasionado romance del autor. Cuenta la historia de Margarita Gautier y Armando Duval. Narra cómo era la prostitución en aquella época por medio de las costumbres y el día a día de la protagonista. Encontramos también esos celos enloquecedores de los que ya hablamos y la venganza por parte del protagonista y narrador. ¿Será, entonces, el amor una casualidad si los prejuicios sociales son los que determinan de quién sí podemos enamorarnos y de quién no?

 

3. Madame Bovary, Gustave Flaubert

“El deber es sentir lo que es grande, amar lo que es bello, y no aceptar todos los convencionalismos de la sociedad, con las ignominias que ella nos impone”.

Emma, también conocida como Madame Bovary, es un muy buen ejemplo de lo perjudicial que puede llegar a ser el leer demasiados cuentos de hadas. Cuando esta asidua lectora de clichés se casa con Charles Bovary, cae en la cuenta de que el matrimonio no es como tanto se narra. Se vuelve esclava de la tediosa monotonía, en la que se suelen sumergir tantas parejas. El aburrimiento, la periodicidad, marchita toda relación.

Este libro es uno de los puntos de referencia principales para el realismo francés. Y es caracterizado por su profunda crítica a la sociedad burguesa del siglo XIX. La novela marca la manera en la que esta esposa, confinada dentro de las paredes de su casa, busca desesperadamente sentir, por lo menos una vez, todo lo que le habían contado esas novelas románticas.

 

4. El túnel, Ernesto Sabato

“Pienso ahora hasta qué punto el amor enceguece y qué mágico poder de transformación tiene. ¡La hermosura del mundo!”.

La línea que separa el enamoramiento de la obsesión es mucho más delgada de lo que creemos. Esta novela tan psicológica del escritor argentino fue publicada en 1948, reconocida como parte del existencialismo y elogiada por Albert Camus como la representante de este.

Desde la primera línea de la obra literaria el lector se entera: Juan Pablo Castel, un pintor, que funge como narrador de la historia, mató a María Iribarne. La novela se desarrolla como una confesión en la que el lector es capaz de vivir en la mente del asesino, conocerlo a fondo y, quizás, entenderlo. El protagonista, entre las multitudes de Buenos Aires, comienza a obsesionarse con una joven que por azares del destino le prestó demasiada atención a una de sus pinturas en una exposición. Creyó sentirse comprendido y es entonces cuando el lector se convierte en cómplice de los actos de Juan Pablo. ¡Hay que leerlo para entender cómo ese ser extremadamente racional pasó a cometer un crimen pasiona! ¿Enamoramiento u obsesión? ¿Es que hay alguna diferencia entre ambos?
¡En fin! Hay muchísimos libros más por recomendar. ¡Así que los invito a hacerlo! El amor es el tema más recurrente cuando de desvelar el alma se trata. Es la más sublime y tormentosa de nuestras preocupaciones, esa que nos roba el sueño por las noches y en los días nos hace andar medio dormidos. Confuso. Inexplicable. Y es que hay demasiado detrás de cada encuentro amoroso. Por lo que no está de más agradecer a los buenos autores el que se hayan preocupado por mostrarnos lo que pasa en verdad cuando nos enamoramos. Los síntomas, los sentimientos que vienen adheridos a este. Todo eso de lo que tanto debemos cuidarnos.

Natalia Martínez Alcalde
Mexicana y española. Lectora y escritora empedernida. Amante del arte, la cultura y la filosofía. Graduada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural de la Universidad Anáhuac México Norte. Gestora cultural de la Institución Libre de Enseñanza, Madrid.
twitter_logo

Suscríbete a nuestra Newsletras

You have Successfully Subscribed!

favicon  Usamos galletas con pepitas de chocolate

Este sitio web utiliza cookies (galletas con pepitas de chocolate en castellano) para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Más información.

ACEPTAR