Hoy celebramos el nacimiento del poeta italiano Dante Alighieri, autor de La Divina Comedia. Es una de las obras más importantes de la literatura universal. Pero, al igual que ocurre con el Quijote, pocas personas se han atrevido a leerlo. Hay que poner remedio. Por eso, después de darle muchas vueltas, hemos decidido publicar un fragmento de cada parte de la obra. Infierno por la mañana, Purgatorio por la tarde, Paraíso por la noche. Para ilustrarlo, hemos escogido El jardín de las delicias, de El Bosco, un tríptico inspirado en el libro. ¿Os apetece viajar con nosostros? Va a ser un domingo intenso. Primera parada: Infierno.

 

Infierno

Dante se pierde en un bosque. Y encuentra a Virgilio, el poeta latino, que se ofrece a ser su guía a través del fuego. El infierno tiene forma de embudo, con nueve círculos que se van estrechando. Estos círculos corresponden al limbo, la lujuria, la gula, la avaricia, ira y pereza, herejía, violencia, fraude y, por último, traición.

 

infierno

 

“Por lo que, por tu bien, pienso y decido que vengas tras de mí, y seré tu guía, y he de llevarte por lugar eterno, donde oirás el aullar desesperado, verás, dolientes, las antiguas sombras, gritando todas la segunda muerte”.
(Canto I, 112-117).

“Allí suspiros, llantos y altos ayes resonaban al aire sin estrellas, y yo me eché a llorar al escucharlo. Diversas lenguas, hórridas blasfemias, palabras de dolor, acentos de ira, roncos gritos al son de manotazos, un tumulto formaban, el cual gira siempre en el aire eternamente oscuro, como arena al soplar el torbellino”.
(Canto III, 22-30).

Suscríbete a nuestra Newsletras

You have Successfully Subscribed!

favicon  Usamos galletas con pepitas de chocolate

Este sitio web utiliza cookies (galletas con pepitas de chocolate en castellano) para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Más información.

ACEPTAR