¿Sabes cuál es la librería más antigua de España? ¿Y la quinta más antigua de Europa? Se llama Hijos de Santiago Rodríguez y está en pleno centro de Burgos, esa ciudad tan fría que corona Castilla y León. En la plaza Mayor, un rótulo de madera, tímido y escondido, recita el nombre de la librería. Un negocio familiar que ha ido pasando de generación en generación, desde 1850. Su fundador, Santiago Rodríguez Alonso, fue un hombre inquieto y emprendedor que, en una época donde nadie leía, se preocupó por el progreso y la sabiduría. Por eso escogió a Minerva, diosa de las artes y del pensamiento, como emblema de su librería. Y una cita: “La escuela redime y civiliza”, para recordar que leer nos hace personas nuevas, mejores, más humanas. Hijos de Santiago Rodríguez sigue abriendo cada mañana, aun cuando el resto de librerías tiene que echar el cerrojo. Hoy, con tres mujeres al frente, va ya por la quinta generación: Mercedes Rodríguez Plaza y dos de sus hijas, Lucía y Sol Rodríguez. Entrevistamos a Sol, la benjamina, gran lectora y amante de Bukowski, Vila-Matas y la música de Led Zeppelin.

 

Sol, ¿cómo es trabajar en la librería más antigua de España?
Tienes una gran responsabilidad con nuestros antepasados y con las personas que llevan trabajando aquí mas de 30 años. No te puedes despistar, tienes que estar atento y renovarte sin descanso. No puedes dejarte hundir por los malos momentos, que con el libro son muchos. Y has de aprovechar al máximo los buenos.

cita1¿Qué es lo más curioso que te ha pasado con un cliente?

Tengo muchas historias muy raras. Pero lo más curioso fue el día en que apareció un señor de Argentina. Traía un libro de su infancia, que era de nuestra antigua editorial. El hombre lo había conservado durante 50 años y lo había traído a España hasta nuestra tienda porque, según él, “era donde debía estar”.

¿Cómo es el lector típico que visita vuestra librería? ¿Es cierto eso de que los jóvenes no leen?
Tenemos todo tipo de cliente, desde el más pequeño que viene por primera vez hasta el bisabuelo que viene con sus biznietos. Los jovenes sí leen, siempre y cuando encuentren el libro que les satisfaga, igual que le pasa a un adulto. El mayor problema es que vivimos en una sociedad del “ya” y del “todo fácil”. Así que leer no tiene éxito, porque supone esfuerzo. Además, hoy en día, el libro no se protege ni se valora demasiado. Igual que sucede con la música o con las películas. Al final, si lo sumas todo, la literatura pasa desapercibida para muchos.

¿Qué tipo de libros se vende más?
La novela histórica, la novela negra y la autoayuda. El más vendido es Historia de un canalla, de Julia Navarro.

En tu familia habéis visto cómo ha evolucionado el libro en 200 años de historia. ¿Qué cambios habéis notado?
Aunque ya somos varias generaciones las que hemos pasado por aquí, se ha perdido mucha información por el camino. No sabría decirte cómo ha evolucionado el libro. Pero mi valoración es que, en vez de evolucionar, ha involucionado.

cita2¿Te refieres al libro electrónico? Muchos pronostican la muerte del libro en papel y el fin de las librerías.

No, no es el fin de las librerías. Tampoco la culpa es del libro electrónico. De hecho, nosotros mismos vendemos ebooks. El problema no es del formato, sino la protección de la obra. O sea, no importa que leas en papel o en ebook, el problema es que piratees. La gente no compra libros porque los tiene gratis en internet. Si el gobierno se molestase un poco en proteger el libro y controlar las páginas fraudulentas, todo sería distinto. El problema no es de formato, el problema es de protección. Por decirloclaro: el problema es de valorar la cultura.

Tú que eres de una generación joven, ¿en qué formato lees?

En papel siempre.

Internet nos ofrece películas y series gratuitas con las que pasar el tiempo. ¿Qué nos da la literatura que no nos puede dar una película?
Una historia escrita hace que nuestra mente trabaje, imagine visualice, interiorice mucho más que con una película. Con una película, el espectador es pasivo. Recibe. Se lo dan todo hecho. De ahí su nombre: espectador. Por el contrario en un libro, el lector es activo. Tiene que hacer algo con esas palabras, transformarlas en imágenes. Por eso antes dije que la lectura supone un esfuerzo. Yo soy una gran cinéfila y, aun así, pocas películas he encontrado mejores que un libro.

cita3¿Qué diferencia a una persona que lee de otra que no lee?
Sobre todo, la manera de expresarse. Siempre serás una persona más comunicativa si lees. Sabrás describir mejor tus sentimientos y tus vivencias. Creo que alguien que lee disfruta de otra manera la vida, tiene un mundo interior más rico. Además, cuando aprendes a través de experiencias ajenas, como las que puedes vivir con un libro, tu mente deja de pensar en recto y de manera horizontal. Y se abre. Piensa en 360 grados. Siempre hay una manera diferente de pensar. Con un libro, pensarás diferente y estarás más cerca de ser libre.

En Hijos de Santiago Rodríguez también tuvisteis un taller de escritura. ¿Qué le recomendarías a un joven escritor?
Constancia, mucha lectura y una buena dosis de humildad.

Y para terminar, vamos a imaginarnos ese asombroso montón de libros que tenéis en la plaza Mayor de Burgos. Tú estás ahí casi todos los días. ¿Qué libro quemarías?

Ambiciones y reflexiones, de Belén Esteban.

¿Y cuál te llevarías a un viaje sin retorno?
Cumbres borrascosas.

Para viajar de verdad.
Eso es.

fotolibreria

La librería actualmente. De izquierda a derecha: Lucía (hija), Mercedes (madre) y Sol Rodríguez (hija). 

Suscríbete a nuestra Newsletras

You have Successfully Subscribed!

favicon  Usamos galletas con pepitas de chocolate

Este sitio web utiliza cookies (galletas con pepitas de chocolate en castellano) para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Más información.

ACEPTAR